¿Cuál es la historia de este plato?

La leyenda del sushi es muy antigua, al igual que sus formas de prepararse. Se dice que tenemos que remontarnos al siglo II D.C. en China. Donde en un primer momento se usaba como una técnica de conservación, la cual consistía en cocinar el arroz junto con el pescado, y apartarlo; dejando fermentar un buen rato, para luego comer sólo el pescado, dado que en este tiempo no se comía el arroz fermentado.

Pasando los años, aterrizamos en el siglo VIII D.C. donde este método llegaría a Japón por primera vez; y a diferencia de China, en Japón si se empezó a consumir el arroz con el pescado ligeramente crudo, generando un antes y un después en el repertorio de recetas japonesas.

Ahora estamos en mitad del siglo XVII; cuando Matsumoto Yoshichi era un doctor que tuvo la brillante idea de añadir vinagre al arroz, para que de esta forma no hubiese que esperar tanto para comer un ejemplar; pasando las épocas hasta que finalmente se llega al siglo XIX, donde se destaca que se empezó a agregar verduras al plato, para finalmente juntar el arroz junto con el pescado y verdura. Fue en este momento en el que el plato adquiriría popularidad y pasaría fronteras, llegando a la actualidad, donde se considera un platillo internacional.

Características y variantes

Este plato lo podemos describir como un arroz especial, acompañado de vinagre, sal, azúcar, pescado crudo, verduras y mariscos; soliéndolo enrollar con un alga comestible.

El sushi es fácilmente uno de los platillos japoneses con más variantes en el mundo; pero entre sus formas de preparar más conocidas están el Futomaki, elaborado con tres rellenos; el Temaki enrollado con hoja de nori; el uramaki con ingredientes como semillas de sésamo; y el nigiri, moldeado a mano y adornado con wasabi.