El natto japonés puede no parecer el mejor, pero sus propiedades lo convierten en un súper alimento fermentado único. Como también es único el olor, inconfundible, acre, de aquellos que amas u odias.

Históricamente, para obtener este efecto particular, los agricultores solían crear un recipiente improvisado con paja de arroz y dejaban que la soja hervida fermentara en su interior, almacenando todo en un lugar cálido y húmedo. Un efecto adicional de esta fermentación es la formación de filamentos particulares, un fenómeno típicamente ligado al natto, caracterizado por una consistencia pegajosa. Lo interesante es que la longitud de estos filamentos es sinónimo de la calidad del plato y puede ser de hasta 6 metros de largo.

Aunque su apariencia y olor son extremadamente distantes de los platos típicos occidentales, la pasión redescubierta por los alimentos fermentados ha hecho que este superalimento desconocido también se haya abierto camino en otras culturas gastronómicas distintas de la original.

Para los valientes que lo prueben, esta comida tradicional se puede encontrar casi exclusivamente en tiendas especializadas. Una vez comprado - a veces todavía se vende dentro de un recipiente especial hecho de paja de arroz - se puede comer solo, como es habitual en Japón para el desayuno. Alternativamente, puede ser servido con arroz cocido, quizás junto con una mostaza picante.

Si la consistencia es un problema, es aconsejable mezclarla con la pasta, como si fuera una salsa. El sabor fuerte y picante se diluirá y la parte fibrosa de la receta terminará uniéndose a la pasta para formar una especie de salsa. Últimamente parece que en el mercado también se pueden encontrar versiones inodoras de la preparación típica, pero es casi una pena no probar al menos una vez el natto original.