Si, así como lo lees. No es más que su cultura basada en la supervivencia y una increíble y casi perfecta organización, lo que los ha llevado a adquirir esta forma, pero ¿cómo influye esto en su alimentación? Bueno, un ajetreado día a día, que no les deja mucho tiempo para comer platos en porciones muy grandes puede que sea el culpable y a la vez el benefactor de esta conducta y es que probablemente se piense que mueren de hambre, pero no es así, por lo contrario el consumir porciones pequeñas es uno de los hábitos más necesarios de esto, puesto que pueden comer casi cualquier cosa pero sin abusar de la capacidad de su estómago, además de su gusto incondicional por el arroz blanco rico en fibra y energía (un platillo muy popular en épocas de guerra debido a que era casi al único alimento al que tenían acceso), por el pescado en diferentes presentaciones y su amor por los vegetales. Y si, es común ver japoneses con diferentes contexturas a una esbelta, pero en su mayoría predomina esta forma anatómica. 

Cabe considerar agregarle una apetecible rutina de bebidas calientes, como el té verde con poderosas propiedades antioxidantes, que mejora el funcionamiento del cerebro, favorece la combustión de las grasas, mejora el rendimiento físico y tiene un poderoso contenido vitamínico y mineral, que además influye en una digestión saludable, debido a que bebidas calientes como el té verde depuran el cuerpo en general y aportan vitalidad, tal como esta poderosa y tradicional bebida, existen los caldos y sopas a punto de hervor que cumplen una función semejante entre sí, por su alto contenido en hierbas y verduras capaces de alimentarte como lo puede hacer un plato entero de carbohidratos simples, generando solo beneficios nutricionales y sanos, por lo que tomar este tipo de hábitos, mejoraran tu cuerpo de forma continua y en poco tiempo veras increíbles resultados.