El shabu-shabu es un delicioso platillo hoy día típico del Japón, pero realmente es originario de China. Su origen remonta a la dinastía Zhou y después de la Segunda Guerra Mundial entró a formar parte de la cocina japonesa.

Según la historia, un médico del noroeste de Kioto, fue invitado a ir a Beijing como cirujano y lo agasajaron con un platillo caliente de cordero, que se servía para los días fríos de invierno.

Pasada la guerra, en 1946, el doctor se mudó a Kioto y presentó el plato a un chef de uno de sus restaurantes favoritos. El chef adoptó ese platillo al paladar japonés, sustituyó el cordero con carne de res, y modificó las salsas con salsa de sésamo. Ese plato lo llamaron mizudaki, que significa cocido en agua caliente. Es una de las técnicas más antiguas, que consiste en cocinar la carne junto con verduras en un caldo.

Este tipo de platillo se denomina nabemono, que se refiere a un abundante estofado que se sirve en una olla grande y se comparte en familia o con amigos. La preparación del nave es ceremonial, se designa el maestro del nave, quien decide el orden de cocinar los ingredientes de la cazuela.

El shabu-shabu es el nave más popular actualmente, una especie de fondue cuyos elementos son: carnes, verduras, pescado cortados muy delgados para sumergirlos en un caldo de pescado. Una vez cocidos cada persona sumerge cada elemento en diferentes salsas como la ponzu, vinagre cítrico y salsa de sésamo.